RELATO: FRIO

Buscó con la mirada un asiento al lado de la ventana, era temprano y fuera hacía frío pero en el interior del vagón se estaba bien, tuvo suerte, había un asiento libre bañado por el sol, ese sol que invitaba a cerrar los ojos y seguir soñando un rato más… Pero llevaba días atrapada por una historia, lo hizo desde que abrió las tapas por primera vez, desde que leyó las primeras líneas, vivía en la ciudad donde transcurría el relato pero este libro le había hecho verla con otros ojos, como si nunca hubiera estado allí, como si la descubriera por primera vez, como si ese misterio que estaba a punto de ser resuelto y que ocurría en otra época hubiera cambiado la cara de la ciudad, y sabía que ya nunca podría pasear por esas calles sin sentirse inquieta, sin mirar hacía atrás, deseando no encontrarse con nadie al girar un callejón…

Se abrochó el abrigo al bajar del vagón, estaba helada. Salió de la estación y se encaminó por la avenida hacía su destino, las calles estaban desiertas, le extrañó porque no era tan temprano pero no le dio importancia, será por este frío, pensó. El viento helado soplaba con fuerza, tenía ganas de llegar a la siguiente esquina para girar y meterse en una callejuela más estrecha, pensaba que allí no soplaría tan fuerte, y en efecto, cuando se metió en el callejón notó como disminuía la sensación de frío y automáticamente relajó el paso. Le molestaba oír el taconeo de sus botas sobre la acera, nadie más pasaba, así que intentaba andar más despacio para no resonar tanto. Al cabo de un rato empezó a oír como un eco de sus propios pasos, tuvo la impresión de que no caminaba sola, paró un par de veces y se giró pero no vio a nadie, siguió andando hasta que los pasos que oía detrás de ella se fueron acercando cada vez más, notó un frío que le venía de dentro, desde la nuca, estaba empezando a inquietarse, no era asustadiza pero nunca había sentido una sensación de pánico tan fuerte. Por un momento pensó en echar a correr, pero se detuvo, se paró en seco y esperó. El ruido de pasos se iba aproximando, era irregular, no entendía porqué pero no sonaba “normal”, se giró poco a poco y vio como se acercaba un hombre que andaba renqueando, como si tuviera una pierna más corta que la otra, no le veía bien la cara pero notaba su mirada clavada en ella, miró a su alrededor y se dio cuenta que estaba completamente sola en la calle, y no se podía mover, quería correr pero sus piernas no le respondían. El hombre la alcanzó y agarró su brazo con fuerza, le hacía daño, le gritaba…

   “¡Señorita, señorita! Su estación!, ¡que el tren se va a volver a poner en marcha!” – abrió los ojos y delante suyo tenía al señor que se había sentado en el asiento de enfrente cuando el tren arrancó, habían hablado un momento y coincidían en la estación de destino.

Cerró la novela y se puso de pie torpemente. “Menuda pesadilla he tenido”, pensaba, “será por este libro, si es que ayer me acosté tardísimo leyéndolo”.

Bajó del vagón y se abrochó el abrigo, seguía haciendo mucho frío. Salió de la estación y se encaminó hacía la avenida, el viento soplaba fuerte, así que agradeció cambiar de calle para que no le diera de frente. Se relajó y caminó más despacio, iba bien de tiempo, saco un cigarro y se detuvo para buscar el mechero, siempre se le colaba por el fondo del bolso y le costaba encontrarlo. Se giró para ponerse en contra del aire y en el momento en que acercaba la llama a su cigarrillo levantó la vista y vio al hombre del tren, cojeaba, y se acercaba directo hacía ella, pero fue su mirada lo que la clavó en el suelo, esa mirada fue lo último que vio…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s