Relato: EL BAILE

          ¡Venga que la estás mirando toda la noche!

         ¿Yo? ¿A quién?, anda ve y pídele al “serio” que nos ponga otro par de vinos. ¡Y a ver si en esta ronda deja caer unas gotas más!

Mientras su amigo se acerca a la barra él no puede evitar mirar hacía la chica rubia que hay sentada al fondo. Habla y se ríe, se ríe mucho y es muy guapa. Tiene los ojos azul grisáceo y un vestido color crema de falda amplia que marca su cintura. Le han dicho que se fue de pequeña del pueblo, después de la guerra, cuando toda su familia se fue a vivir a Valencia. Pero este año ha vuelto, de visita, le han dicho, a casa de una tía suya. Y tiene un aire diferente a las chicas del pueblo, hasta se ríe diferente.

Él también se fue, pero hace menos tiempo. Se fue al servicio militar, y se ha reenganchado. Quiere hacer carrera, no se quiere quedar en el pueblo, quiere progresar, quedó harto de ovejas, de pasar frío y calor. Aunque echa de menos a los suyos, y vuelve siempre que puede.

         ¡Despierta y sácala a bailar! ¡que hoy se acaban las fiestas!

         ¡Que pesado eres! ¡Si a mi no me gustan las rubias!

Los primeros acordes de “Francisco Alegre” empiezan a sonar, y a él le gusta bailar, sobre todo el pasodoble, no le gustan esas canciones modernas que se están poniendo de moda. Mira a su alrededor: son las fiestas grandes, el pueblo se llena, y la verbena en la plaza es famosa entre los mozos de los pueblos cercanos. Mira las caras arrugadas por el trabajo, curtidas por el sol, pero contentas, la gente ríe, mañana habrá que madrugar, pero esta noche…

Sin darse cuenta se ha plantado delante de la chica rubia, ella le sonríe.

         ¿Te apetece bailar?

         ¡Claro! Me encanta este pasodoble.

Un grupo de mujeres están sentadas junto a la fuente, casi todas van vestidas de negro. Miran con envidia a los jóvenes que bailan animadamente en la plaza.

         ¡Mira que buena pareja hacen la rubia y el militar! ¡Quién tuviera 20 años menos!

 

Mi madre siempre dice que ya es casualidad ir de vacaciones al pueblo después de tantos años y sacarse allí al novio.

Y mi padre, sigue diciendo que nunca le habían gustado las rubias.

 

Anuncios

2 Respuestas a “Relato: EL BAILE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s