QUE EL TIEMPO NO TE CAMBIE

Cae una fina lluvia en Valencia y por fin ha llegado el gran día, llevo esperándolo desde que me enteré que Tequila volvía a reunirse para tocar y deseándolo desde que los conocí hace veinticinco años.

Mi socio y yo hemos empezado los previos hace una hora, primero en el despacho entonándonos con Tequila a todo trapo en cuanto se han ido los últimos clientes y empleados, luego debajo del despacho, en el bar de siempre, mirando al cielo y rogando que dejara de llover.

Nos reunimos con el resto de amigos y nos dirigimos hacía la Plaza, sigue lloviendo pero no se suspende. Cuando entramos el primer grupo ya está tocando, Guille Milkway o lo que es lo mismo, La Casa Azul, acaba de empezar a tocar. Pop electrónico y divertido que hace bailar a todo el mundo, es ese tipo de música que te hace sacar el abba que todos llevamos dentro (es decir, que bailas haciendo el bobo, pero riéndote mucho).

Con el siguiente grupo intentamos acercar posiciones hacía el escenario. Me quedo pegada a cada paso que doy, la lluvia es fina e intermitente, no me molesta, pero el suelo es ya toda una capa de barro amarillo. Miro consternada mis botas nuevas, que hace un momento eran negras. Mi socio se parte de risa, y se me pasa el disgusto.

Los Orxata Sound System (se nota que son del país), mezclan música tecno, reggae, ska, hip-hop y lo que se tercie. Aunque no les hice mucho caso porque que durante su actuación estuve saludando a unos amigos que encontré y haciendo diversas colas (cervezas, lavabos, cervezas…). Incluso me perdí la lipotimia de mi amiga y su salvación de ser pisoteada entre el barro por parte de mi socio (no podía ser otro).

Y por fin Tequila entra en escena. No estaban todos, faltaban Julián Infante y Manolo Iglesias fallecidos hace unos años, y Felipe Lipe que se retiró de la gira en el último momento. Pero estaban Ariel y Alejo. A Ariel no he dejado de verlo nunca, le he seguido en solitario, con Los Rodríguez, y de nuevo en solitario, su música forma parte de muchos de mis momentos. Pero a Alejo nunca lo había visto en directo, y tenía grabada en mi cabeza la imagen de ese chico delgaducho que vestía pantalones de pitillo de colores chillones y bailaba como Mick Jagger, con esa voz suya tan personal. Y allí estaba ahora, con unos pantalones verdes pitillo, moviéndose un poco menos, pero con su inconfundible voz, dando gracias a los presentes por aguantar la lluvia sin paraguas.

El concierto fue genial, sonaron muy bien, cantaron todos sus clásicos y la gente saltó, coreó, y bailó todas sus canciones. A nadie le importó la lluvia que caía cada vez con más fuerza, y cuando acabaron queríamos más, hicieron un único bis, con un “Salta” apoteósico ante un público enloquecido.

Salimos empapados, embarrados y contentos. Mi socio (que se salía) y yo (muerta de la risa) alargamos un poco más la noche, hasta que no pudimos más. Fue una noche memorable, uno de esos conciertos que nunca se olvidan, como aquel de hace un año en Barcelona… (Casi con la misma resaca).

Y os dejo con las dos versiones de un mismo tema, “Que el tiempo no te cambie”, un directo de este año 2008 y una actuación de 1980. Yo creo que no hemos cambiado tanto ¿no?

 

Y para los que no conocen a La Casa Azul, les dejo uno de sus éxitos: Revolución Sexual. (Y se la dedico a Quino que una vez dijo que le gustaban).

Anuncios

4 Respuestas a “QUE EL TIEMPO NO TE CAMBIE

  1. Lo que digo, te lo montas de vicio. Que sería sin estos momentos, la puta vida. Buen tributo y buena musica. Un besazo

  2. Supongo que no, que hay una parte de ti que nunca cambia, o sí?

    Como decía el poeta, “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”.

    Es difícil de decir.

    Bueno, lo importante es que te que no te decepcionaron, que la compañía era inmejorable y que te lo pasaste de muerte.

    Hace tiempo que no voy a un concierto… El último fue R.E.M. en Gijón, hace tres veranos, y también me lo pase en grande.

    Un beso.

  3. A esos me falta por ver Odys, a REM. Siempre me ha venido mal y tengo ganas. Es un grupo que me gusta mucho.
    Y creo que hay una parte que nunca cambia. Aunque es muy subjetivo, hay gente que por desgracia nunca cambia (en el sentido de evolucionar un poquito), y hay a quien no reconoces.
    Pero en esencia, creo que a todos nos sale ese lado adolescente con una facilidad pasmosa, solo hay que proponérselo.
    Eso si, para un rato, que es agotador.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s