NANCY (El Club de los Jueves)

Estoy sentada en el asiento de detrás del coche de papá. Sola. Me siento rara. Miro hacía la caja que tengo a mi derecha. Es la primera vez que le regalan algo a ella y a mí no. Siempre nos traen lo mismo. Para que no nos enfademos. En su santo nos compran dos regalos y en el mío también. Y como nos gusta lo mismo…

Pero ahora miro la caja de la Nancy y el trajecito nuevo que está en el otro paquete y no entiendo porqué no me lo han comprado a mí también. Papá va conduciendo, muy serio, mientras mamá le va hablando. Ahora está más tranquila.

Hace una semana que no la veo, nunca antes habíamos estado separadas… ni siquiera cuando la tuvieron que meter en la incubadora. Mamá dice que incluso entonces estuvimos las dos juntas, aunque yo pesara lo suficiente para haberme ido a casa. Pero yo no me acuerdo. Claro, era un bebé.

Pero desde que se puso enferma aquella tarde después de la piscina… le dolía mucho la cabeza, y por su culpa no pudimos tomar el granizado de limón que había hecho mamá. Luego la llevaron al médico y ya no volvió. Mamá dijo que tenía que lavar toda la ropa de casa y que teníamos que ponernos una inyección. Vino mi tía a casa y mamá lloraba, oía palabras que no entendía… virus, meningitis, cuidados intensivos… y mamá diciendo que sólo tenía nueve años, como yo. Y me miraba y volvía a llorar.

Ahora vamos a verla al hospital. Me han dicho que tiene una habitación para ella sola, y que las monjas le han llevado un tocadiscos, para que se entretenga. Que la están tratando muy bien, y que es la niña preferida de la planta, que todos la conocen… están un poco pesados con eso… tampoco será para tanto.

La muñeca me observa desde detrás del plástico transparente que cubre la parte delantera de la caja. Tiene un bonito pelo rubio, minifalda y botas altas. Yo también quiero una.

Papá aparca el coche y bajamos con los paquetes. Mamá lleva más bolsas. Creo que lleva comida, se quedará también esta noche aquí. Huele raro, y todo es azul, menos el suelo. Los azulejos que cubren las paredes son azules, la pintura de las paredes también, hasta el pijama que llevan las personas que pasean por los pasillos es de color azul.

Andamos por muchos pasillos hasta llegar a su habitación. Mi hermana está sentada en la cama. Está blanca, y más flaca. Le doy la muñeca y me quedo mirándola mientras abre la caja y sonríe. Me dice que le han puesto muchas inyecciones, y que algunas le dolieron mucho, como nunca le había dolido nada.

Ya no me importa la Nancy. Le pregunto que cuando volverá a casa.

 

 

Esta semana me tocaba a mí elegir tema y propuse a los miembros del Club que escribieran sobre un recuerdo de infancia o juventud. Podían manipularlo si querían (o no), pero siempre partiendo de un recuerdo real. Podéis leer más relatos en los blogs de:


BLOODY, CRARIZA, CRGUARDDON, ELEFANTEFOR, ESCOCÉS, JOSE ALBERTO, PSIQUI, QUADROPHENIA, UN ESPAÑOL MAS, XARBET

Anuncios

5 Respuestas a “NANCY (El Club de los Jueves)

  1. Me ha traído muchos recuerdos escribirlo Pat. Me ha gustado hacerlo.

    Yo me acuerdo tanto de las que tuve, como de las que no tuve Nereida. 🙂

  2. Vaya, qué tierno, Dragon Girl (tu hermana también tiene tus superpoderes!?!?!?!?). Supongo que, en cierta forma, crecisteis juntas a través de aquello, por más que estuvierais en lados distintos.

  3. Jaja! Pues no sé que decirte porque como está en un momento zen muy místico, quizá acaba desarrollando algún poder mental o algo así. 🙂
    Mi hermana y yo nos hemos pasado la vida reencontrándonos, y supongo que aún nos queda mucho que descubrir la una de la otra. Besos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s