MOVIL

Mi chico se despide con un beso. Nos vemos luego. Miro mi mesa llena de papeles y me propongo concentrarme e intentar despejarla antes de mediodía.

Suena mi móvil. No reconozco el número y contesto. Una voz conocida al otro lado me hace sonreír. Cuánto tiempo. Creía que te habías olvidado de mí. Hace mucho que no hablamos, y me alegro de saber de él. De saber que está bien, de que se acuerde de mí, de que a veces se ponga triste cuando piense en mí y de que sonría al recordar todos nuestros momentos. Cuando cuelgo se me queda un sabor agridulce al pensar en lo feliz que me hizo. No ha pasado tanto tiempo, aunque parezca una eternidad.

Voy a hacerme un café a ver si me centro de una vez. De nuevo mi móvil. Miro la pantalla, ahora sí sé quién es, y dudo entre cogerlo o no. Ya sé lo que quiere. Contesto de todos modos, igual es por trabajo. Hola guapa! Me tienes completamente abandonado. ¿Cuándo estás sin niños? Y no escucha, como siempre. Da igual que le diga que ahora no, que estoy con alguien, que estoy feliz, que no quiero. El me sigue tentando. Y yo no quiero. Me tomo el café y me hago otro mientras le escucho hablar.

Eso fue ayer. Hoy he pulsado un número de mi agenda sin querer. Un número que tenía olvidado desde hacía un año, tanto que cuando me ha devuelto mi llamada perdida creía que estaba hablando con otra persona. Una disculpa rápida y un me alegro que estés bien, y borro ese número de mi agenda. Para no volverme a equivocar.

A media tarde ha sonado mi móvil. De nuevo un número que no conocía. Pero la voz si. Había hablado con él hacía un par de horas. Sólo medio minuto, pero había sido suficiente. Quería hablar contigo de nuevo. ¿Cómo te va? Un par de preguntas sutiles para averiguar si estoy sola o acompañada y de nuevo me encuentro dando explicaciones. Si, estoy con alguien… hace unos meses… muy feliz. Me pide que me vuelva a grabar su número, que la vida da muchas vueltas, que no cree en las casualidades.

Miro mi teléfono incrédula durante unos segundos. Nunca me había pasado. No he tenido muchas relaciones desde que me separé hace dos años, y prácticamente una de ellas ocupó mi corazón y mi tiempo durante todo ese tiempo. Pero que todos se acuerden de mí en el plazo de dos días… seguro que si estuviera sola no me habría pasado.

Unos ojos azules que entran en mi despacho me devuelven a la realidad. En este momento son los únicos que deseo que me miren así, con mucho amor.

  

Y aunque el tono de mi móvil para casi todo el mundo es una de mis canciones preferidas de Sidonie, yo prefiero oír a The Strokes. Aunque no dejo que suenen mucho, enseguida contesto. Sólo puedes ser tú.

Anuncios

3 Respuestas a “MOVIL

  1. Bueno… yo no creo en las casualidades. Pero eso no es lo mismo que pensar que todo pasa por algo. Y en cualquier caso, esto es irrelevante. Lo importante es que se te nota, y se te lee, feliz e ilusionada. Con las cosas (importantes) bastante claras. Poyastá. Brindo por eso con un antihistamínico y una buena inhalación de budesonida!!! 🙂 Un beso, y suerte con el próximo intento de limpiar la mesa…

  2. Ahhh! Así que era eso Pat? 🙂

    Pues me encanta que te alegres Danny. Y que brindes con eso tan raro!! Un beso y feliz semana.
    (Mañana es lunes, un buen día para empezar a ordenar la mesa… otra vez)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s