Mi hermana (gemela) zen (YING TAE CAMP)

Los que me leéis de vez en cuando sabéis que tengo una hermana gemela. He hablado en algunos posts de ella. A lo mejor no tanto como se merece, ya que hasta bien entrada la adolescencia fuimos casi una única persona. Nos habíamos acostumbrado tanto a que nos hablaran, nos riñeran y nos miraran en plural, que nosotras mismas no usábamos el “yo” sino el “nosotras”, estuviéramos juntas o separadas. Pocas cosas hacíamos por separado, por supuesto nos poníamos enfermas al mismo tiempo (excepto aquel verano en que yo tuve más suerte) y desde que nos levantábamos hasta que nos dormíamos (hablando y hablando con la luz apagada) todo lo hacíamos juntas.

Después crecimos, y evolucionamos. A veces nuestros caminos se juntaban tanto como cuando éramos pequeñas, otras veces nos mirábamos como auténticas extrañas que no se reconocen, aunque desde la distancia creo que nos conocemos tanto y somos tan parecidas que a veces no aceptamos las posibles diferencias que nos puedan separar, e inconscientemente nos enfadamos.

Ahora estamos unidas… en la distancia. Porque hace un año decidió hacer una de sus “locuras” periódicas (es la “creativa” de la familia) y dejó su rutinario trabajo con números, vendió su casa, pagó al banco la hipoteca y se convirtió en una de esas pocas personas sin deudas y ataduras que intentan cumplir su sueño.

A fecha de hoy casi lo ha conseguido. Su nuevo hogar está casi terminado. Les ha costado mucho esfuerzo (y sudor, sobre todo a Rober), pero ha valido la pena.

Cuando nos contó sus planes todos los hermanos sensatos, situados e hipotecados hasta las cejas le dijimos que estaba loca. Que como se iba a ir a vivir a una montaña. Y vender su casa. Y no trabajar. Que si, que el Campo de Entrenamiento estaba muy bien pero de ahí a dejarlo todo…. Ahora no pienso igual. Solo hay que ver lo feliz que es.

Lo han convertido en su hogar. Y su sueño en su realidad. Meditar. Entrenar. Pasear. Enseñar. Amar. Transmitirlo a otros. Hasta una urbanita empedernida como yo reconoce que el sitio es increíble. No es que no les molesten los vecinos, es que la palabra “naturaleza” recobra de nuevo todo su significado (hasta les visitan animales de verdad, zorros, águilas, jabalíes…).

Y como mi hermana lleva un mes encadenada a su portátil desarrollando la página Web del campo y le ha quedado perfecta os pongo el enlace. Por si os gusta la meditación tibetana, o el senderismo, o el yoga, o las artes marciales, o el arte de la espada japonesa, o los samuráis….

YING TAE CAMP. Camino de Selda s/n. Navarrés. Valencia

http://yingtaecamp.com/index.html

 

¿A quien no le gustaría tener esta vista desde su ventana?

 acantilado3

Anuncios

5 Respuestas a “Mi hermana (gemela) zen (YING TAE CAMP)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s