73

Hubiera podido llegar a ser casi lo que hubiera querido. Si la hubieran dejado. Si alguien la hubiera apoyado en alguno de esos momentos de su vida en que soñaba en voz alta mientras los demás no la hacíamos mucho caso. Porque era nuestra madre, y las madres hacían eso: cocinar, lavar, planchar, reñir, abrazar, coser, comprar… y estar, sobre todas las cosas recuerdo que ella siempre estaba.

Infancia en la posguerra, mala época si eras de familia humilde. La sacaron del colegio, tenía que ayudar. Mi hija en cierto modo se le parece (sobre todo en lo inquieto), y a veces me imagino a mi madre con los nueve años de mi hija, en el campo, cogiendo algodón, patatas, fresas… y me da pena, por lo que se perdió y por lo que pudo padecer.

Sé que ha sido una mujer feliz, solo hay que verla en cualquiera de sus cientos de fotos de juventud. Guapa, sonriente. Siempre rodeada de sus amigos. Enamorada de su apuesto novio (mi padre). Radiante el día de su boda… pero sospecho que le queda el resquemor de las cosas que le han quedado por hacer (las que las circunstancias le impidieron).

Porque a mi madre le hubiera gustado estudiar, ir a la Universidad… Ella pinta muy bien, y aunque los nietos le han quitado un poco de tiempo (y sobre todo sitio donde tener el caballete y las pinturas), de vez en cuando aún tiene ganas de experimentar con nuevas técnicas y se apunta a clases. Hasta superó las pruebas para Artes y Oficios, aunque luego hubiera problemas con la matricula (en esa circunstancia todos tuvimos parte de culpa). Mis hijos tienen clarísimo que sus dotes artísticas las han heredado de la abuela, que es la artista de la familia.

También le hubiera gustado trabajar fuera de casa. Montar una tienda, una peluquería, algún pequeño negocio. La economía doméstica se le daba de miedo. Sólo hay que ver como estiraba el presupuesto para que no faltara de nada. Pero a mi padre no le hacía mucha gracia, decía que no hacía falta, y que no iba a poder con todo (en aquella época lo del reparto de tareas no se sabía lo que era, y mis padres eran como el matrimonio Alcántara, solo que en la serie de televisión ella consigue cumplir sus sueños).

Y seguro que hubiera podido con todo. Porque siempre la recuerdo haciendo muchas cosas a la vez, habilidad que lamentablemente no hemos heredado ninguno de los hijos. Era capaz de prepararnos a los cuatro hermanos para ir al cole, hacer la compra, tener la casa impecable, la ropa perfectamente limpia y planchada, acudir a una academia para estudiar peluquería todas las mañanas y tener la comida caliente en la mesa para cuando volvíamos del colegio.

A veces le estallaba la cabeza de dolor. Lo sabíamos porque se le hinchaban los ojos, no porque se quejara. Pero la casa seguía funcionando. A la perfección.

Cuando crecimos, maduramos y sobre todo, fuimos madres, mis hermanos y yo comprendimos el tremendo sacrificio que hizo durante tantos años, con total dedicación y sin perder nunca el optimismo. El que sigue haciendo al ejercer de abuela, siempre que sus “dolores” se lo permiten.

Por todo eso, por toda su vida, por lo que nos ha dado, por lo que no ha tenido, no solo la quiero, sino que la admiro. Y estoy muy orgullosa de ella.

Ayer fue su cumpleaños. 73 estupendos años que no aparenta (esa es otra cosa que siempre le agradeceré la estupenda genética de su piel). No tuvo la fiesta que se merece… pero todo llegará.

Anuncios

6 Respuestas a “73

  1. Felicidades atrasadas a tu madre. Desde luego el post es todo un relagalo… qué bonito. Has conseguido emocionarme con el texto.

    Un beso y otro para tu mamá (pero no le digas que se lo manda el Señor Capullo… tú invéntate algo)

  2. Gracias Kike. Yo me emocioné escribiéndolo. Me vinieron muchos momentos de mi infancia a la cabeza. Momentos que ahora entiendo mucho mejor.
    Se las transmitiré, aunque abrevie tu nombre Sr. K. 🙂
    Un beso.

  3. Muy bello escrito y regalo de cumpleaños para una madre que es realmente querida. Aunque me quedo pensando que el “hubiera” es una utopía, un lugar que no existe, ella ha hecho mucho, a su manera y como le permitieron las circunstancias.El hubiera sólo es un ejercicio mental. Felicidades.

  4. Por supuesto Mobtomas, y ella está feliz con lo que ha sido su vida. Pero reconoció cuando leyó mi texto que no creía que la entendieramos tanto, creía que no se le notaba. Le gusto tanto saber que la creíamos capaz de cualquier cosa, que ya le daba igual no haberlo conseguido. Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s