MARCAS

–         Mi hija me ha pedido unos pantalones de Tommy Hilfiger.

Estamos en una terraza tomando un café y haciendo tiempo hasta que empiece Alicia en el País de las Maravillas. La conozco desde hace casi diez años, cuando nuestros hijos se hicieron amigos en el colegio, y de acuerdo con la ideología de la que siempre ha hecho gala espero que la frase acabe en un …y yo le he dicho que se olvide.

Pero no. La frase acaba con un … y supongo que acabaré comprándoselos, le hace tanta ilusión… el conjunto se completará con ropa interior Calvin Klein (porque otra niña de clase la lleva toda de esa marca).

–         ¿No hablarás en serio? Si empiezas ahora a consentirle en las marcas vas vendida.

Pero su cara de “tampoco es tan grave” me deja sin ganas de rebatirla. Últimamente son demasiados desencuentros en el tema hijos, tema que es casi exclusivo de nuestras conversaciones para mi desesperación.

Y es que lo de las marcas me puede. Me acuerdo en el instituto cuando se pusieron de moda los Levi´s y los chavales se metían la camiseta justo por la zona de la etiqueta para que se viera. A mí y a mis tres hermanos nos hacía la ropa mi madre (que nos daba la revista Patrones para que eligiéramos cada temporada), y tampoco fardaba de colección exclusiva.

En más de una ocasión, en la cola de caja de alguna tienda de ropa, he presenciado el bochornoso espectáculo del maltrato psíquico y verbal de alguna adolescente hacía su madre ante la negativa de esta a arruinarse pagando ropa, y en todos los casos acababan cediendo y sacando la tarjeta. Era como un berrinche de un niño de dos años ante un capricho negado pero con más mala leche. Sin dejar de sentir compasión por ellas (las madres, por supuesto), tengo la firme convicción que ese tipo de “tontería” se puede atajar antes de que se convierta en costumbre.

Y ya no es que me lo pueda permitir o no. Es que me parece una absurdez elegir las cosas por el logotipo. Tampoco discrimino porque lo sean, reconozco que hay marcas con un diseño que no tienen otras, pero por norma general simplemente no me fijo. Mis gafas son de una marca impronunciable (a mí me da que se comieron vocales al ponerla) y yo ni me había enterado hasta que me tropecé con unas zapatillas carísimas que tenían el mismo logo grabado en todo el talón. Simplemente fueron las que más me gustaron entre la veintena que me sacaron. Que esa es otra, hay veces que es tan ostensible que a pesar de gustarme la forma o el color he pasado de alguna prenda por no llevar la publicidad puesta.

No sé como acabaran mis hijos, por ahora al de doce años solo le interesa que los pantalones tengan bolsillos para poder andar con las manos metidas en ellos y llevar sus libretitas de dibujar. Y a mi hija donde haya un vaquero que soporte todas sus caídas y volteretas que se quiten los modelitos. Así que teniendo en cuenta que a veces me he encontrado con que la fila que forman los niños antes de entrar en clase parecía más un desfile de modas (hablamos de un colegio público de barrio de clase media), me alegro un montón que mis hijos sean un poco desaliñados.

Ganarán un montón de tiempo a la hora de salir de casa.

Ah! Y la película estuvo genial.

Anuncios

8 Respuestas a “MARCAS

  1. A mí siempre me han inspirado una ternura especial los tenis marca “Niken” o “Naik”… 🙂

    La verdad es que no puedo estar más de acuerdo contigo. Y el problema no es superficial. No es una cuestión de ser más o menos presumido, o ahorrativo. Se trata de distinguir entre el fondo y la forma. Se trata de discernir lo importante y lo fundamental. De la ropa y de la vida.

    Un beso (tú lo tienes fácil con los colores, anyway… ;-))

  2. Yo tenía unas zapatillas Zemog, “Gomez” al revés, aunque, eso sí, en contra de mi voluntad. Pero mis padres nunca fueron mucho de comprar marcas (lo máximo, unas “paredes” que tenía mi padre y que todavía usa).

    Yo también estaba en esa época, la de los Levi’s. Levi’s que nunca tuve y que, ahora que me los puedo comprar yo, no quiero comprar. Y como dice Danny, no es por ahorrar, es porque no me da la gana pagar tres veces el valor de un pantalón por una etiqueta roja en el culo. Un pantalón es un pantalón y vale para lo que vale.

    Un beso

    • Totalmente de acuerdo contigo, pagar el triple por unos pantalones que tienen una de las famosas etiquetas de moda es de tontos.
      ¿y en serio había unas zapatillas Zemog? No tenía idea.. 😀

      Bueno yo si fuera rica si tendría una marca favorita… B&O… pero es que sus aparatitos son una pasada!!

      Un beso.

  3. Cuando escribí el último post del club de las canciones, precisamente me ha traído a la memoria este particular de las marcas.

    Dices que has presenciado esas escenas bochornosas. Yo iba a un instituto público pero en un barrio muy pijo. Así que allí había pijos, con pasta y pijos del quiero y no puedo.

    Más de uno de mis compañeros, conseguían que su familia se gastara una pasta gansa en ropa de marca. Incluso había una tienda “Araña” dónde siendo “muy baratos” los levis te costaban un riñón. Una compañera en concreto un día contaba cómo avergonzada, que su familia de cinco miembros estaban a arroz y macarrones desde el día 15, pero que ella tenía sus vaqueros.

    Lo que más me impresionó es que estaba avergonzada porque no eran “auténticos” o de los caros, sino que había tenido que ir a aquella tienda y tragarse la cola…

    Ella me pareció una niña malcriada, pero lo que todavíano entiendo es cómo unos padres llegaban al extremo de debilitar la alimentación de toda la familia, entre ellos dos niños pequeños, porque su primogénita quería ir “pija”…

    • Pues eso es lo que no entiendo yo tampoco. Los que se lo pueden permitir supongo que no sólo no le dan importancia, si no que lo ven como un signo diferenciador con la plebe, no van a comprarse ropa a cualquier sitio… pero pasar apreturas económicas por caprichos de ropa… nunca lo entenderé.

      Vaya ambientazo debías tener! 🙂

  4. Pues yo creo que no sólo es una cuestión de dinero. Hablamos de ropa de marca, pero ¿y la ropa de firma? A mi me parece una inmoralidad gastarse 600 en una camisa, pongo por caso, por mucho dinero que se tenga en la cuenta corriente o muchos ceros tenga la nómina.
    En cuanto a que se trate de una falta de personalidad y que un niño o adolescente quiera algo de marca no porque realmente les guste sino porque en su entorno resulta valorado… pues qué se le va a hacer, todods hemos sido adolescentes, y todos hemos hecho cosas más por sentirnos aceptados que porque nos gustaran realmente. Pero eso se cura con la edad ;-).
    En si se trata de un tema de caprichos… a Pablo le gustan las camisetas de El niño. Tiene una que un amigo le regaló por su cumple. Y el otro día me dijo que cuándo le iba a comprar otra. Le dije que no necesitaba camisetas de el niño, y que con lo que me costaba una allí le compraba dos en zara, que también eran chulas. “Eso sí, Pablo, como es un capricho y no algo que necesitas, por tu cumple, en lugar de otra cosa, pues pides una camiseta de El niño, que para eso están los cumples.” Y ya él, que decida de su larga lista de cosas que le apetecen por su cumple, de las cuales ninguna le es necesaria, cuál prefiere… De todas formas, a veces, en el tema del fondo y la forma, ya puedes martillear con sermones y con tu ejemplo a tus hijos, pero supongo que como todo en la vida, hasta que no se dan cuenta por sí mismos….

    • Es una buena idea lo que le has dicho a tu hijo. El sabrá si prefiere una camisa chula o cualquier otra cosa de esa lista de deseos que todos acumulan para su cumpleaños. Así también sabe distinguir entre lo necesario y lo que no.
      Y estoy de acuerdo en que aunque intentemos concienciarles, siempre acabarán dándose cuenta por ellos mismos cuando sean más mayores, en eso y en tantas cosas… pero siempre queda algo y eso se nota 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s