MUJERES

Hoy es otro de esos días que está marcado en el calendario para conmemorar algo, aunque el día de hoy es sobre todo, reivindicativo. Y aunque a mí no me gustan los “días de” reconozco que lamentablemente, todavía hace falta recordar que no, que las mujeres no disfrutamos de los mismos derechos que los hombres.

Estamos a años luz de esas valientes sufragistas de finales del XIX que consiguieron que nuestro voto contara. Ahora podemos firmar contratos sin necesitar la autorización del padre, marido o tutor legal, pedir el divorcio, trabajar fuera de casa (que no es lo mismo que tener el mismo salario que los hombres), ser dueñas de nuestro propio cuerpo… pero no nos engañemos, siguen habiendo diferencias.

Diferencias sociales, políticas, institucionales, laborales… y queda mucho por hacer. En mi mundo ideal las presentadoras de programas de entretenimiento no estarán obligadas a vestir minifaldas casi inexistentes sobre tacones de aguja mientras sus compañeros de plató visten unos cómodos vaqueros con camiseta, tampoco habrán niñas sonrientes y felices anunciando bonitas tablas de planchar y cocinitas rosas, la conciliación familiar y laboral será posible sin tener que sacrificar por ella la carrera profesional, y por supuesto la presencia de la mujer ya no será meramente anecdótica en las altas finanzas y la política.

Eso en nuestro primer mundo civilizado y occidental, porque hay millones de mujeres que no han tenido la suerte de nacer en él y en las que la discriminación que sufren a veces les puede costar la vida. Mujeres que son ciudadanos de segunda en gran parte del mundo y que tienen que sufrir matrimonios de conveniencia, terribles ablaciones y mutilaciones, violencia física, castigos corporales por delitos por los que los hombres ni siquiera son juzgados, mujeres a las que se les niega la educación por el mero hecho de ser mujeres, mujeres que son violadas sistemáticamente como arma de guerra…

Por eso, cuando oigo decir que las mujeres ya han conseguido todos sus derechos, que las feministas son igual que los machistas y solo necesitan un buen polvo (como feminista que soy esta afirmación me irrita profundamente) y que para cuando un día del hombre… pienso que sigue siendo necesario que el día 8 de marzo se celebre el Día Internacional de la Mujer, y que se hable de las diferencias, hasta que consigamos que desaparezcan.

No somos iguales, pero tenemos los mismos derechos y nos merecemos las mismas oportunidades.

Anuncios

9 Respuestas a “MUJERES

  1. No, no somos iguales, ni hay por qué serlo. Y, aunque tengamos los mismos derechos en la ley, en la práctica aún queda mucho, a veces en cuestiones muy sutiles que jamás se le plantearían a un hombre y que a nosotras nos toca afrontar cada dos por tres. Pero somos afortunadas de tener que batallar con sutilezas, todavía hay cientos de miles de mujeres que pelean por su integridad física y las de sus hijas. Y, justo por eso, no podemos dejar de pelear las nuestras, que al fin y al cabo la guerra es única y el verdadero frente ya no está aquí.

    ¡Hala! Ahora voy a ver si me relajo antes de echar un rapapolvo a mis convivientes masculinos. Que qué culpa tendrán ellos. Bs.

    • Te he notado también ramalazo reivindicativo! 😉 Muy bien expresado y mejor escrito. Y eso, a intentar que nuestros descendientes masculinos y femeninos no repitan roles predeterminados. Las madres tenemos mucha responsabilidad en ese tema.
      Besos.

  2. Sí, en su mayoría, los adultos de hoy hemos sido educados por mujeres. Las mujeres occidentales hemos conseguido ser iguales en derechos al hombre ante la ley. Pero en la calle y en la vida de verdad dista mucho. Esas leyes no escritas de las que hablana Ariadna aún nos perjudican. Pero seguimos.

    Besos

  3. Está en inglés, pero se entiende bastante bien (creo :-P).

    Yo pienso que es una lucha que no puede sino ganarse, sobre todo porque es justa. Y, como dices bien, el progreso ha sido espectacular en un tiempo mínimo (en términos históricos). Pero no se puede ser complaciente, no con algo tan sensible e importante como es la libertad y la justicia.

    Y ya no digo nada mas, que os veo un tanto guerreras y seguro que termino metiendo la pata… 🙂

    Besos. O un apretón de manos. O algo.

    • Pues voy a ver si lo encuentro subtitulado porque me pierdo mas cosas de las que entiendo.
      De lo que entiendo a la perfección, tus palabras (que alegría verte por aquí), tienes toda la razón. No hay que conformarse con lo conseguido, nos merecemos mas.

      Y para ti, besos. Siempre.

  4. Por supuesto que sigue haciendo falta un día de la mujer, del orgullo gay (con toda la controversia que suscita la celebración) y el día del cáncer, VIH, del hambre y la pobreza. Es una forma de recordar, al menos una vez al año que el problema sigue existiendo.
    En lo que respecta a las mujeres, yo soy ferviente defensor de sus derechos que a pesar de plasmados en papel, no están conseguidos ni por el forro, y perdón por la expresión. Mismo caso para el colectivo LGTB, cuando nos dicen que de qué nos quejamos ahora si ya tenemos todo. jajajajaja En esos momentos no sé si descojonarme o ponerme a darle un discurso de 3 horas que se iba a enterar.
    Sin embargo, en cuanto a las mujeres como colectivo, yo siempre he criticado la falta de unión como tal. Hay “miedo”, como tú dices, a ser feminista y decirlo y pelearlo porque ya te tachan o de “mal follá” o de “viva el rollo bollo” !! ¡¡¡Ya está bien!!! Al igual qeu hicieron vuestras congéneres tenéis/tenemos (los hombres como yo hemos de luchar por vuestros derechos también) que reivindicar una y otra vez esa igualdad de facto. (mmm facto de la fé,. cómo me gusta ese grupo). Y no hay que tener miedo al comentario, si no hacer que se avergüence la persona al decirlo. Y eso es mucho de educación, y me temo, que esa labor cae mucho, mucho en la mujer.

    MUJERES DEL MUNDO, UNIOS Y LUCHAD!!!!! :=)))

    • Que motivado te veo!!! Ojala hubiera más como tú.. 😀
      Pues si, hay miedo a usar la palabra feminista, como si fuera un insulto, una especie de mujer radical con pinta camionera que odiara a los hombres por encima de todas las cosas. Cuando las mujeres deberían estar orgullosas de aquellas feministas que se pelearon los derechos que hasta ahora tenemos.
      Ya me gustaría a mí verlas teniendo que pedir permiso para todo!
      En fin, yo muy orgullosa de serlo! Y creo que ambos colectivos (mujeres y gays) tenemos mucho que luchar y más que conseguir… Pero seguro que lo logramos!!!

      Besos reivindicativos!!! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s