PAPELES

Llevo un par de semanas intentando juntar el montón de documentos que la Agencia Tributaria (Hacienda para los amigos) tuvo a bien solicitarme para revisar mi declaración de Renta. Unos días antes me había mandado el SMS más deseado por cualquier persona a la que la declaración le sale negativa: “la Agencia Tributaria ha ordenado el pago de su declaración”, y día tras día consultaba mi cuenta corriente esperando ver el saldo considerablemente aumentado. Día tras día mi saldo iba lentamente menguando con el cobro cotidiano de recibos, pero nada del suculento ingreso.

Una semana más tarde me llegó la respuesta en forma de notificación electrónica (último grito en las comunicaciones de la Administración). Cualquiera que haya recibido un requerimiento de Hacienda sabe que es como cuando te para la Guardia Civil, “algo he hecho mal”. Y por la larga lista de documentación que tenía que reunir en el brevísimo plazo de diez días, yo lo debía haber hecho muy mal.

Así que estas dos últimas semanas me he dedicado a reunir papeles, a buscar por el fondo de cajones y armarios los que no encontraba, que diez años son muchos años para que la documentación importante, esa que siempre crees que sabe donde está, se quede quieta en un sitio. Algunos han aparecido, otros he tenido que pedirlos a tres notarios distintos. Es impresionante la de papeles que firmas cuando compras, hipotecas, amplias, te divorcias, y extingues un condominio, que no es ninguna especie rara, sino un tipo de propiedad.

Deberá aportar original y copia de toda la documentación solicitada” significa tirarse toda una tarde fotocopiando escrituras, certificados de padrón, gastos de notaría, impuestos patrimoniales, sentencias judiciales, actos jurídicos documentados y todos esos papeles que creemos que una vez hemos firmado y formalizado nunca más tendremos que volver a ver.

Fue como darme un paseo por mis últimos once años. Recordé que me costó mucho encontrarla pero aunque era más de lo que nos queríamos gastar era la casa que andábamos buscando, grande, en mi barrio, cerca de mi familia y al lado del trabajo. Estaba embarazada y era feliz. Una semana antes de la Navidad de 1999 firmaba mi primera hipoteca. Seguí pasando hojas mareada por los números, amortizaciones e intereses de demora y llegué a la ampliación de hipoteca, las cosas iban bien y nos íbamos a meter en reformas, más números, penalización por cancelación y muchísimos más intereses. La reforma dejó la casa preciosa pero no arregló lo demás. Apenas un año después estaba en el juzgado volviendo a firmar papeles. Ahora no había números solo condiciones, fechas y lágrimas.

Momentos que Ariel cuenta mejor que yo…

Anuncios

6 Respuestas a “PAPELES

  1. No, si es que las almas gemelas somos gemelas hasta para estas cosas. Justo ayer yo devolvía casi mil euracos que había recibido de más en la declaración de 2009. El caso es que en mi asesoría se equivocaron y yo me llevé una alegría que ahora no ha sido tanta. Eso sí, no he tenido que hacer ningún papeleo.

    Por cierto, ¿devuelven la pasta en noviembre? Aquí nos dan las pelas a los quince dias de hacer la declaración…

    La verdad que tiene que ser triste y deprimente de cojones rememorar tu última década a base de lo que has ganado o gastado. No me extraña que te entrara un bajón.

    Un beso

    • Lo nuestro es increible 😉 !!
      Pues no sabes cuanto lo siento, yo me he desgravado (inocentemente) más de lo que debería así que me temo que tendré que devolver parte de lo que me dieron en los últimos cinco años… buf, no quiero ni pensarlo!!

      Aqui la devuelven cuando les da la gana, a mí siempre a final de año, los suertudos al comienzo de campaña.

      Y me alegro un montón de verte por aquí, a ver si este verano nos vemos, que ayer vi el anuncio de las fechas del festival de Jazz y me entró nostalgia. Muchos besos!

  2. Me gusta la interpretación de Antton “de lo que has ganado o gastado”, porque hay papeles de los que se ratifican ante un juez (de familia, pongamos por caso) en los que ganar no ganas nada pero gastar… lágrimas hasta hartarte. Pero también puede verse como una inversión, el gastarlas en el momento por no seguir gastándolas de por vida. Aunque a veces esa interpretación optimista no es la que sale cuando vuelven a leerse los papeles. Que creo tú ahí te has extralimitado, Hacienda no te pedía leer, sólo fotocopiar. No se puede ser tan cumplidora. Bs.

    • Pues es que no pude evitarlo, en realidad no los leí cuando los firmé así que era una mezcla de nostalgia y curiosidad. Si es que literatura (hasta la mala) me puede. 🙂

  3. Ya que te han hecho pasar el mal rato, espero que al menos te devuelvan la pasta… Aunque lo más importante es que los momentos de lágrimas (con o sin firmas) estén en el pasado, que aunque sigan apenando siempre se miran con otra perspectiva, .

    • Con la perspectiva de que algunas de esas firmas fueron las mas definitivas que haré nunca :-).
      Y espero que me devuelvan algo de pasta 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s