MUJERES, FLOREROS Y OTROS OBJETOS

Veo en la tele  una noticia sobre la educación en la igualdad de sexos y pienso en lo que todavía queda por hacer. Las leyes nos hacen oficialmente iguales pero la realidad y la educación siguen marcando diferencias.

Cada vez me irrita más la imagen falsa, estereotipada y absurda que se quiere vender de la mujer. En la publicidad salen mujeres increíbles e inalcanzables prometiendo milagros imposibles (no deberían dejar anunciar cremas antiarrugas a modelos de dieciocho años, ni cremas anticelulíticas a mujeres de culos perfectos), en los programas de entretenimiento a los presentadores les está permitido vestir con vaqueros y camisetas, y no está mal visto lucir barriguita y barba de varios días, pero sus compañeras deben ir con minifaldas mínimas, escotes sugerentes y tacones de vértigo, luciendo su mejor sonrisa sin perder el equilibrio, teniendo además que demostrar que están trabajando en la tele no por ser guapas sino porque están lo suficientemente preparadas, pero por supuesto, tienen que ser guapas.

En las carreras de motos y coches se siguen utilizando las chicas florero cuyo único cometido es sonreír y alegrar la vista de los telespectadores masculinos (bueno algunas además saben sostener una sombrilla y entregar un trofeo).

En la música “comercial” las cantantes femeninas compiten para ver quien baila más sexy y enseña más cacho de carne, suscribo la polémica declaración de Christina Rosenvinge cuando dijo que “la música femenina se ha convertido en un concurso de zorras”. Las amigas de mi hija ya a sus tiernos ocho años practicaban unos bailes y unas poses que hubieran excitado al más casto de los policías de la lucha contra la pornografía infantil. A fecha de hoy, con doce, han mejorado la técnica del contoneo y del posado mientras miran provocativamente a cámara chupándose un dedo. Menos mal que mi hija se ha decantado por la música Indie-rock.

El otro día vi un anuncio en una valla publicitaria, una modelo lucía un sugerente sujetador que realzaba su pecho y bajo la marca se podía leer: “una talla más feliz”

Eso es lo que se está transmitiendo. Y las mujeres somos también otra cosa.

 

Anuncios

4 Respuestas a “MUJERES, FLOREROS Y OTROS OBJETOS

  1. Somos otra cosa… y muchas otras cosas, y cada una una diferente pero siempre se simplifica, se reduce a la felicidad de que el sujetador te siente bien. Lo curioso es que no he visto ningún anuncio similar de calzoncillos con “una talla más feliz”, muy curioso.

  2. En realidad a mí no me parecería mejor si también se objetizara al hombre. El otro día había quedado con un amigo delante de una tienda Sephora en Gran Vía. A las 14 en punto empezó a sonar una música atronadora y un hombre lleno de músculos, con aceite por todo el cuerpo, depilado y con un slip se puso a hacer un baile con una colonia en mano como reclamo. Me produjo tal vergüenza que tuve que alejarme de allí, y llamar para quedar en otro lado. Si hubiera sido una mujer me habría ocurrido lo mismo. Con los hombres lo que se vende es que serán más valorados de cara a ser deseados por la mejor mujer florero,- la de talla más feliz -, cuanto más caro sea su coche, su traje, sofisticado su perfume, su corte de pelo, y abultada su cuenta corriente. Sin embargo, aunque no se haya alcanzado el nivel de la mujer, sí que observo un creciente culto estético en los hombres. Cada vez hay más hombres que se depilan, que recurren a la cirujía estética, a la cosmética… y creo que existe una delicada línea que separa el querer estar sano y cuidar en lo posible el cuerpo, con ser un esclavo del mismo. Al final, todo estriba en convertirnos en objetos con necesidad de objetos para sentirnos mejores, y agrandar sin embargo los vacíos. Todo por el consumo.

    • No si a mi me parece igual de espantoso lo de los hombres florero, y por el camino que vamos van a acabar igual de manipulados (estéticamente) que las mujeres. Lo que pasa es que se sigue teniendo un baremo mucho más estricto y a veces cruel con las mujeres. Y la pensa es esa, que ni siquiera es por favorecer la salud, sino para fomentar el consumo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s