CumpleAños

Pues mira que Ana había dejado caer temas interesantes y polémicos, de los que a mi me gustan, la poligamía, el aborto, el libre albedrío que creemos tener… pero es que ando un poco colapsada con mi día a día profesional, maternal y personal y no me centro para escribir algo ni siquiera polémicamente acertado, así que divagaré sobre una preocupación algo tonta que ronda mi cabeza.

Mañana es mi cumpleaños, y esto no lo digo para que la gente me felicite por la multitud de plataformas digitales y sociales que ahora tenemos, sino porque he observado que últimamente (o igual desde siempre pero me he fijado ahora) se le da mucha importancia a la edad biológica para etiquetar a las personas, sin caer en otros factores quizás más interesantes a menos que te estés realizando un chequeo médico donde asumo que es un dato a tener en cuenta.

Hace unos días fui a la peluquería, lugar en el que cuando se me han acabado las vidas del Candy Crush Saga tiro de revistas para que la espera se haga más corta, y como siempre cogí un par de revistas para hojear sus fotos, porque lo que es la letra impresa de esas publicaciones hace tiempo que dejé de leerla. El caso es que me di cuenta de que al lado de cada fotografía de personaje, artista, aristócrata, novia de, madre de o ex de alguien, casi siempre mujer, figuraba el nombre y entre paréntesis, su edad, con lo cual el reflejo automático era pensar “pues que bien está para su edad” o “fíjate, yo le echaba muchos más años”, al cabo de media revista me pareció tan absurdo y patético que intenté no mirar los pies de página para no saber más edades de nadie.

Yo quiero cumplir años, eso quiere decir que sigo viva, pero reconozco que cada vez me cuesta más confesar mi edad, supongo que forma parte de mis propios prejuicios mentales y ese deseo que tenemos todos de seguir siendo casi jóvenes toda la vida, así que conforme cumplo años y me voy acercando cada vez más al 50 es como si iniciara una cuenta atrás, no solo porque ya he rebasado la mitad de mi vida sino porque parece que a partir de ahora todo vaya a ser cuesta abajo.

Hace otros pocos días viendo por la televisión a Sean Penn comentaba con mi hermana que ese hombre había ganado con la edad y ahora era más atractivo que cuando era un joven veinteañero. En ese momento me di cuenta que a menos que una mujer pase por quirófano, y hasta entonces el aspecto de muñeca inexpresiva le quita cualquier atractivo, nunca se dice eso de una mujer de 53 años. Como mucho nos lo pueden decir a los treinta o treinta y pico, pero no a partir de los 50. Con lo que seguimos luchando contra el efecto tiempo sin darnos cuenta de que es imparable y frustrándonos por ello. Unos días más que otros, todo hay que decirlo.

El otro día mi hija me enseño un video que es la parodia de otro video clip que muestra a dos tipos cantando, ellos muy elegantes, con traje y todo, mientras que las chicas florero que lo adornan, van como siempre ligeras de ropa y con poses provocativas, que si hay que comerse un plátano lascivamente porque lo pide la canción pues se hace. El caso es que el video que le gustó a mi hija es el otro, el que hicieron unas chicas denunciando con mucho sentido del humor los video clips machistas.

Y como mañana es mi cumple, pues me regalo la canción.

Y también os dejo la original, para que veáis que la letra no tiene desperdicio.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s