REYES, PLEBEYOS Y CIUDADANOS

Me vais a decir que soy muy poco original pero no lo he podido evitar, es “la gran noticia”, la que va a llenar páginas y páginas de prensa seria hablando de la abdicación, la necesidad de nuevas leyes, la coronación, la nueva línea sucesoria… y también muchísimas más páginas de la prensa rosa que hablarán de la nueva reina, lo bien que viste (que parece que es lo más importante para ser una buena reina, ser de las más elegantes entre la realeza europea), lo monísima que es la nueva Princesa de Asturias (pobre con ocho años y ya la van a poner a trabajar).

Esto me hace reafirmarme en mi profunda preferencia por un estado republicano y no cualquier tipo de monarquía. No tiene nada que ver la ideología política, se ha podido comprobar estos últimos días que hay republicanos de todo signo y condición, tiene que ver con el anacronismo y obsoleto de la institución como tal. Como tantas otras que todavía tenemos que aguantar.

Primero porque nadie debería tener más privilegios que cualquier otra persona por nacimiento o apellido. El protocolo debido a la familia real me parece algo de otra época y no considero justo que haya que inclinarse o besar la mano de nadie que ocupa su puesto meramente por herencia de un apellido que en la mayoría de las monarquías han mantenido a base de engaños, abusos y muerte (y no hablo de muertos plebeyos sino entre la misma nobleza capaz de matar a su propio hermano para llegar a reinar).

Tampoco parece muy acorde con los tiempos que la línea sucesoria se salte dos veces la igualdad de derechos entre hombres y mujeres que propugna la Constitución (esa tan sagrada para lo que conviene) y pase por encima de las dos hermanas mayores para que reine el hijo varón. Ya se que también está contemplado este hecho en la Constitución y que los dos artículos chocan entre sí, pero otras monarquías europeas han solucionado este tema sin ningún tipo de dramatismo y sus actuales reyes son mujeres.

Pero lo peor de todo es que se nos trate a los ciudadanos de manera paternalista, como si no fuéramos lo suficientemente adultos para saber y decidir lo que queremos. Que se siga metiendo miedo con el tema de la República (y me da igual el color de la bandera final), como si fuera mérito del Rey Juan Carlos, y solo de él, el que haya habido paz en estos últimos 39 años en España. Algo habremos hecho también la sociedad civil digo yo, porque parece que si se proclama la Tercera República vamos a salir a la calle a darnos de ostias al día siguiente.

Porque ya sé que el Rey en realidad no manda, igual que no mandaría un Presidente de la Republica, que es un puesto como de Relaciones Públicas del país, y que tampoco nos íbamos a ahorrar tanto dinero del presupuesto, aunque creo que algo si, pero por lo menos tendríamos la opción de mantenerlo o no dependiendo de su trabajo, con la monarquía tendremos al próximo Rey hasta que se muera, o abdique, y siempre quedará algún Borbón con ganas de sustituirle.

Y no me negareis que Felipe VI suena a pasado rancio y caduco.

Imagen 18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s