BANDERAS Y ORCOS

3dfa88a6e0e3f0c01f26cdb043649370

Desesperanzada, triste, incrédula, harta, preocupada. No sabría decir cuál de estos adjetivos describe mejor mi estado de ánimo desde el domingo. El día, que como bien dice Ana, todo estalló, cumpliendo órdenes.

Reconozco que durante todo el día me recorrió un sentimiento de esperanza. No porque quiera que Cataluña se vaya, sino porque me emocionaba la valentía de todas esas personas que haciendo uso de la desobediencia civil y de la resistencia pacífica plantaban cara a un gobierno central que no se ha distinguido precisamente por el diálogo y la solución negociada de las cosas. Ni en la cuestión catalana ni en ninguna otra. Supongo que son vicios de haber abusado tanto de la mayoría absoluta.

El domingo parecía que ganaba la ciudadanía, no la Generalitat, sino los catalanes, el 1-O se convertía en 1 a 0, y el PP iba perdiendo. Las imágenes donde personas de toda edad, condición y pensamiento político se unían para defender su derecho a votar me producían la misma emoción que aquellas inacabables manifestaciones contra la guerra, (en las que creíamos que íbamos a poder cambiar algo y que no sirvieron para nada), y aquellos días del 15-M.

¿La actuación policial? Me pareció totalmente desproporcionada y brutal. Por muchas ordenes que recibieran nunca he entendido esa saña en pegar a alguien indefenso y que no te está atacando. Solo puedo entenderlo si ya los odias de antemano, si los consideras el enemigo, sin importarte a quien golpeas.

Y eso es lo que más me está perturbando, el odio. A partir del lunes ya no vi esperanza. Las imágenes que llegaban ya eran de violencia por ambos lados. En ese momento los que defendían la independencia tirando piedras a los coches policiales empataron a 1 con el gobierno, porque cuando se insulta, se grita, se acosa, se agrede y la jauría humana se vuelve peligrosa se pierde la razón.

Los gritos a Piqué con ese intenso odio escupido a gritos, las manifestaciones de uno y otro lado insultando al contrario a muerte, los medios de comunicación alimentando la sinrazón, sacando punta a cualquier imagen conflictiva, los políticos arengando y jaleando a sus afines y el Rey estrenándose en conflictos internos sin mucho ánimo pacificador.

Estos días estoy viendo muchas banderas españolas colgadas en los balcones de mi ciudad. Soy de una generación e ideología en la que esa bandera representa intolerancia, represión y un patriotismo rancio de Viva España que hace que me chirríe un poco verla, pero tampoco me voy a pelear con nadie por ella. En realidad, no me pelearía con nadie por ninguna bandera, siempre me ha parecido un ejemplo de estupidez humana el que por un trozo de tela hayan muerto tantas personas durante la historia de esta nuestra humanidad que no para de cometer los mismos errores una y otra vez.

Me diréis que no tengo sentido de nación, ni de patria, pues no. No lo tengo. No siento nada.

En casa vamos a poner una bandera en el balcón. Seguramente la mayoría de mis vecinos no sabrán que representa, a menos que conozcan el universo Warcraft, pero así igual otros se animan a colgar otras banderas, y animamos un poco el barrio.

Mientras tanto, en nuestra casa somos de La Horda.

Anuncios

FRENANDO PROCESOS

catalunya-escocia-quebec-3679

Pat hablaba de democracia y legalidad y Ana de tolerancia y todos esos conceptos quedan hoy diluidos con la decisión tomada por un Juez de Barcelona que, saltándose la investigación que hay en marcha del TSJC, ha ordenado detener a una docena de personas.  Será legal, pero no me parece democrático, y mucho menos tolerante con el sentir de gran parte de la ciudadanía catalana.

Estoy de acuerdo con Pat en que la legalidad no convierte a las leyes en justas o éticamente admisibles per se, todos conocemos normas que en su momento fueron legales y que eran completamente injustas o discriminatorias para un importante sector de la población. Lo ideal es cambiarlas por consenso, mediante nuestros representantes elegidos en las urnas, pero cuando determinados intereses partidistas, económicos, electorales o de cualquier otro tipo lo hacen imposible o demasiado lento soy partidaria de la desobediencia civil. Algo bastante difícil de conseguir en estos tiempos tan desencantados e individualistas.

Por eso, y desde mi más sentido punto de vista no-nacionalista (ni español, ni catalán, ni valenciano, y últimamente con su política hacía los refugiados me da un poquito de vergüenza hasta ser europea) creo que los catalanes tienen derecho a realizar una consulta/referéndum/votación o como lo quieran llamar para saber que opina la mayoría de la población catalana.  Si Canadá lo pudo hacer de manera civilizada en Quebec porque nosotros no. Y me parece una tontería que digan que eso lo tenemos que votar todos, tampoco me han consultado si estoy de acuerdo en acabar con los toros en las fiestas de Paterna, y no me enfado por ello. Eso si, debería ser una consulta tras una campaña informativa donde se informara con objetividad de los pros y los contras, para que opinaran con la cabeza y no solo con las tripas o el corazón.

Hoy las imágenes de los diputados de los partidos catalanes abandonando el Congreso mientras el Gobierno y afines defendían la legalidad me producía una profunda tristeza, la manipulación interesada que se está haciendo de este conflicto es vergonzosa. Mientras algunos se llenan la boca con palabras como democracia, constitución y unidad, se olvidan de aquellas conversaciones que demostraron el uso partidista del Ministerio del Interior durante el mandato de Fernández Díaz para incriminar a los independentistas catalanes y perjudicar el proceso.

Con este enrocamiento por ambas partas lo único que están consiguiendo además de crispación es que crezca el número de cabreados y de independentistas. Unos tendrán sus razones nacionalistas, pero seguro que cada vez hay más que no es que quieran separarse del estado central sino del Gobierno actual, y es una pena que por falta de diálogo se llegue a este punto pre divorcio, cuando ya solo una pareja puede hablar por medio de sus abogados.

Y lo peor es que viendo determinadas actitudes políticas a mí también me dan ganas de independizarme. A Invernalia.