QUINCE MINUTOS CON TRUMP

20141211224632-estatua-de-la-libertad-llorando

Pues ya que se ha prendido la mecha después de este largo paréntesis navideño que casi enlazamos con la primavera seguiremos avivando la llama para que no se apague, que en este blog, tenemos tanta libertad a la hora de publicar o no que a veces las pausas se nos alargan demasiado sin darnos cuenta. Menos mal que Ana cumplió años.

Ya que no había tema concreto con el que enlazar este miércoles me he dado una vuelta por algunos medios digitales y he visto que hoy han hablado Trump y Rajoy. Conversación corta dicen, quince minutos, cinco menos de lo previsto, aunque a mí se me harían muy largos solo cinco minutos con el nuevo presidente norteamericano, como se me haría muy larga cualquier conversación obligada.

Pero bueno, era nuestro dicharachero presidente el que tenía que conversar, y teniendo en cuenta que en los quince minutos tenemos que incluir cada vez que los intérpretes tenían que traducir las frases de cada uno, no sé cómo les ha dado tiempo a hablar de la próxima cumbre europea, de la OTAN y que Rajoy haya podido ofrecerse como “su interlocutor en Europa, América Latina, Norte de África y Oriente Medio”, que ahí yo creo que Mariano se ha venido arriba, porque con lo que le cuesta ser interlocutor en su propio país no me lo imagino en otros países y otros idiomas.

Supongo que estas cosas se hacen siempre, lo de que un nuevo mandatario de un país superimportante como USA llame al resto de mandatarios para presentarse y saludar. Y me imagino a Trump sentado en su ahora dorado despacho oval con sus asesores pasándole los guiones de cada llamada y situando cada país en un mapa para que sepa dónde está llamando, que los americanos mucho de geografía internacional no saben. Porque su listado de países cuyos ciudadanos tienen prohibida la entrada por miedo a que se cuelen terroristas está tan del revés que solo se puede deber a que los confunde en el mapa. O no.

El caso es que hubiera estado bien que nuestro presidente hubiera hecho gala de un pelín de carácter y le hubiera recriminado su política migratoria con respecto a México, comentándole que el muro, además de afear el paisaje no sirve de mucho, que siguen pasando, que nosotros también tenemos un muro, metálico, pero muro, al fin y al cabo, que nos separa de Melilla pero que no evita que siga existiendo pobreza, desesperación y miedo al otro lado.

Me imagino a Rajoy emocionado por una llamada tan importante. Y orgulloso. Mientras otros mandatarios europeos la esperan, o esperaban si ya la han recibido, con incomodidad, con esa obligación de ser educado con alguien que no lo es, que es maleducado, machista, prepotente, vengativo y diría que hasta un poco desequilibrado. Y saber que tiene en su mano uno de los mayores arsenales del mundo, es cuanto menos que desasosegante.

Espero que la era Trump no sea demasiado devastadora y que no nos salpique mucho.

Anuncios

SOBRE RECURSOS, ECOLOGIA Y ESTUPIDEZ HUMANA

contaminacion-300x350

Ana llegaba a la conclusión (acertada vista la situación actual de nuestra sociedad) que si bien como individuos los seres humanos podemos llegar a ser muy inteligentes, como civilización no superamos el cinco raspado, siendo generosa y en un día sin ver las noticias.

Su reflexión venía al enlazar el viernes de Pat sobre la pobreza energética con una lectura sobre Tesla y su frustrado invento sobre la transmisión inalámbrica de energía, que parece ser nadie retoma o a nadie interesa que se retome.

Parece que menos un pequeño grupo de ecologistas y científicos pesimistas, agoreros y chillones al resto de la humanidad solo nos preocupa llegar a fin de mes, que no nos suban la gasolina para poder seguir cogiendo el coche para ir a trabajar y que llegue la extra de navidad para seguir consumiendo como si se acabara el mundo. Y si, parece que el mundo se va a acabar.

Ayer mismo nos decían que consumimos los recursos de una tierra y media y que en el año 2050 necesitaremos dos tierras y media para abastecer a la población mundial. Parece que somos muy malos en matemáticas porque deberíamos estar acojonados, si dentro de 34 años necesitaremos dos tierras y media para subsistir y solo tenemos una, tenemos un déficit más que importante de futuros recursos. Y ya no es que les dejemos una mierda de planeta a nuestros hijos o nietos, es que la mayoría estaremos vivos para verlo, sufrirlo y lamentarlo.

Lamentablemente los intereses económicos parecen mandar, y se siguen poniendo trabas a utilizar recursos naturales y renovables para producir energía (léase ministro Soria), los accionistas (ese ente tan abstracto que está formado en gran parte por personas normales y corrientes) sólo quieren rentabilidad para sus inversiones sin plantearse ningún problema moral sobre el costo de los beneficios, y por supuesto las grandes corporaciones (sus directivos) están para eso, para ganar dinero, no para pensar como dejar un planeta mejor que el que encontraron, para eso ya están los ecologistas.

Siendo como somos animales sociales, y a veces hasta racionales, no contemplo un mundo individualista en cuanto que nos necesitamos unos a otros para sobrevivir, por lo que estoy totalmente en contra de esa postura neoliberal que algunos economistas y muchos políticos defienden en la que prácticamente el Estado no interviene en la economía y el comercio se deja totalmente en manos del sector privado. Creo que el Estado debe velar por el bienestar de todos los ciudadanos, tengan más o menos recursos: educación, sanidad, infraestructuras, cualquier ámbito público que mantenga una calidad de vida mínima. Algunos lo tacharán de paternalista o intervencionista, yo prefiero llamarlo solidario.

Para conseguir eso el Gobierno de turno debe legislar sin miedo en políticas medioambientales, sociales y económicas; mirando siempre a largo plazo sin arruinarse por el camino. Exigiendo a las empresas que respeten las normativas para no contaminar o multándolas fuertemente en caso de no hacer caso (cualquier cosa que les sea mas gravosa que saltarse la ley), reformando las leyes laborales para evitar el empleo basura, los sueldos precarios, la explotación laboral (bueno, con que retrocediéramos unos años en legislación laboral bastaría), promoviendo el uso de energías renovables, que aunque se enfaden las eléctricas aquí lo que nos sobra es sol, asegurándose de que todos (parados, trabajadores, pensionistas) obtienen rentas suficientes para mantener una mínima calidad de vida, y ya de paso tener dinero para comprar cosas, y que aumente la producción, y se necesiten más trabajadores….

Lamentablemente esa gestión de lo público depende mucho de la ideología del partido gobernante de cada momento, por lo que aunque sigamos en un momento de crisis económica donde mucha gente sigue pasando frío en invierno, no pueden cobrar ningún tipo de subsidio ni ayuda, y la creación de empleo va a paso de tortuga por culpa de la política de austeridad del gobierno anterior, el partido más votado (que no el más querido) sigue siendo el que ha despilfarrado, robado, privatizado y malgastado. Así que un poco tontos si parecemos.

Eso si, no tanto como Estados Unidos.

 

CURSO DE ETICA PERIODISTICA

periodicos-mexico-periodismo

Ayer más que nunca me acordé de aquella estupenda sección de Juanjo de la Iglesia en el programa CQC (Caiga quien caiga) y que ironizaba sobre esa mala costumbre que tienen muchos periodistas, o sus redactores, en ponerle un titular llamativo a la noticia que luego poco tiene que ver con la noticia en sí, o que simplemente está ligeramente exagerado para llamar la atención del lector.

Y es que cada vez me fío menos de los titulares a la hora de leer una noticia, sobre todo si estamos hablando de política nacional, una porque todo depende del grupo editorial o mediático que suscriba la noticia y otra porque en este momento preelectoral que tenemos se inventan noticias donde no las hay para influir directamente en la intención de voto ante las previsibles futuras elecciones que se acercan.

Así que ayer cuando empezaron a aparecer los titulares en los que se decía que Pablo Iglesias había criticado a un periodista y la prensa le había dado plantón me entró curiosidad para saber que era lo que realmente había pasado (porque aunque no soy votante de Podemos están consiguiendo que aumente mi simpatía hacía ellos gracias a tanto ataque gratuito y deliberado), y pulse sobre el enlace que el mismo Pablo Iglesias había colgado en las redes dando explicaciones de lo que paso.

El acto en sí era la presentación de un libro en la Complutense, y tras escuchar al primer orador que presentó al resto de la mesa y que aclaró que no era una rueda de prensa ni se iba a hablar de pactos ni nada de eso pese a encontrarse allí Pablo Iglesias y que era estrictamente un acto académico, pasaron a disertar sobre el tema en cuestión. Reconozco que me salté la primera hora y tres conferenciantes porque me resultaba aburridísimo y no entendía nada, estamos hablando de un ensayo filosófico, así que fui directamente a la intervención de Iglesias que continuó con el estilo de sus antecesores, pero quiso poner ejemplos demasiado prácticos personalizando la relación prensa-podemos en un periodista presente en el acto y que parecía por sus palabras que conocía y había cierta confianza. Una vez escuchadas las supuestas polémicas palabras de Pablo Iglesias no entiendo el escándalo posterior. Es posible que no debiera haber personalizado para no herir sensibilidades, que el periodista citado igual no le hacía gracia que le mentaran tanto, pero la protesta de la compañera que se levanta como “solidaridad” con el compañero ultrajado me pareció un poco sobreactuada, aunque está en todo su derecho sin duda alguna. Ojala le hubieran dado plantón al plasma de Rajoy todos a una, o a las ruedas de prensa sin preguntas, o a las faltas de educación en las respuestas.

Hoy el diario El País publica un editorial con un rotundo titular: Iglesias ataca a la prensa seguido de un subtitulo: El líder de Podemos debería saber que la libertad de información es un principio básico de toda la democracia. El contenido indica que el periodista que acudió al acto mucho no lo entendió, y eso es lo que debió pasar a sus compañeros, que de toda la disertación sesuda, metafísica y filosófica se quedaron con el chiste, no con el contenido, y si encima uno de ellos se levantó airado y otros le siguieron (que debían estar deseándolo por aburrimiento) pues ya tenían noticia y algo que poner.

Y a hacer sangre, que dedicarle los mismos minutos a una metedura de pata verbal que a que se pida al Tribunal Supremo la imputación de Rita Barberá, con la de incontinentes verbales que hay todos los días por el mundo me parece bastante significativo.

La pena es que hay tanta gente que se queda en los titulares…

EL ESTADO DEL DESGOBIERNO

pactos-politicos-resultados-elecciones

Hoy he releído el post de Pat del 18 de diciembre, el 20D o la gran ilusión, quería refrescar esa sensación de esperanza que creo que muchos sentimos en ese momento. No solo aspirábamos a un cambio de partido en el gobierno sino también a un cambio en el estilo de ejercer el poder: se acabaron las mayorías absolutas, nada se puede dar por sentado, la misma pluralidad que forma la sociedad se iba a sentar en el Congreso y tendrían que escucharse y llegar a acuerdos.

El 13 de enero se constituyó el actual Congreso y una vez pasados los nervios primerizos y la emoción de la novedad todos deseábamos que aquello empezará a funcionar, que se iniciaran las primeras reuniones, que se conformara aquel gran pacto de izquierdas que iba a poner en marcha el cambio y a derogar todo lo que nos habían impuesto a base de decreto ley monocolor.

Estamos a 9 de marzo y no veo luz al final del túnel.

La mañana que PSOE y Ciudadanos firmaron con pompa y cámaras de televisión el acuerdo de investidura en el que cada uno decía poner el 80% de su programa, (aunque sospecho que hay más color naranja que otra cosa), no me lo podía creer, confiaba en que esa otra reunión, la que estaban manteniendo con Podemos, IU y las confluencias llegaría a buen puerto y la de Ciudadanos era puro trámite porque de todos modos con ellos no salían las cuentas para ser investido Presidente. Y mientras los dos tan elegantes y bien peinados firmaban sendas hojas delante de los flashes no sabía si llorar o gritar. Ingenua de mi no me lo esperaba.

Parece ser que las mismas alianzas que están gobernando en multitud de ayuntamientos y gobiernos autonómicos no sirven para el gobierno central, así que nos encontramos con una situación no solo enrarecida por las alusiones, los ninguneos y las acusaciones mutuas de no querer colaborar sino enquistada hasta el infinito porque según las encuestas si se repiten las elecciones el resultado no variaría mucho, no habría una mayoría absoluta afortunadamente que gobernara, seguiríamos dependiendo de pactos y acuerdos para conformar un gobierno. ¿Otra vez lo mismo?

Me cabrea que me hagan votar otra vez por su incapacidad para llegar a un acuerdo y solo me aliviaría el hecho de que se castigará electoralmente a los partidos que han mentido en campaña y que sin siquiera llegar a gobernar han comenzado no cumpliendo lo prometido en ella.

Ahora estamos otra vez en campaña electoral. La guerra sucia anti podemos seguirá, PSOE cargará contra su competencia directa en las urnas, mientras PP lo hará contra los naranjas. Descalificaciones, insultos, exageraciones, manipulación y mentiras. Muchas mentiras.

No se si aguantaré tres meses más así.

MOCHILAS, BEBÉS Y POLITÍCOS

450_1000

Hoy ha arrancado la XI Legislatura y el Congreso de los Diputados nunca había estado tan colorido. De los 350 diputados 216 acudían por primera vez, y creo que alguno hasta se ha perdido por los pasillos. Se han visto menos trajes y corbatas y más sudaderas y bufandas, a primera vista yo creo que la edad media se ha rebajado considerablemente, algo que espero que sea significativo a la hora de renovar este parlamento que llevaba tantos años inmovilizado y empezaba a oler a rancio.

Mochilas, bandoleras, diputados en bici… casi parecía un parlamento europeo, de esos que se ven en las noticias. Y dentro había un llenazo espectacular, creo que desde las ocho y media había diputados pillando sitio, como si fuera el primer día de clase.

Que se haya armado tanto revuelo por el bebé de la tercera de Podemos, Carolina Bescansa, me demuestra que todavía queda mucho por hacer en el tema de la conciliación familiar, y supongo que ese ha sido el motivo por el que hoy ha inaugurado su presencia en el Congreso con su hijo en brazos, que no creo que se lo vaya a llevar todos los días, pero hay quien con tal de meterse con el enemigo político dice cualquier tontería que le viene a la cabeza. Y que haya llamado más la atención lo del bebé que la presencia del diputado del PP Pedro Gómez de la Serna, que andaba escondido detrás de las columnas intentando pasar desapercibido y no sé cómo no se le ha caído la cara de vergüenza al prometer acatar la Constitución con la retahíla de delitos de los que se le acusa. Pero se ve que nadie le iba a impedir tomar posesión de su escaño, total, con dimitir del PP e irse al grupo mixto, arreglado.

Creo que nunca había habido un parlamento tan plural como el que se ha constituido hoy, con tantos grupos políticos con representación suficiente como para poder hablar y que se les tenga que escuchar, y eso es lo importante, que se acabaron los monólogos protagonizados por los dos partidos que hasta ahora se han turnado en el poder, que ninguneaban e ignoraban al resto de partidos que habitaban con ellos la Cámara. Ahora tendrán que escucharlos, y aceptar enmiendas, y ceder, negociar, como se hace en la vida real cuando un grupo de personas se reúnen para decidir algo.

Y sinceramente espero, que dejen de comportarse como simios.

EL DEBATE

Vote-for-Darth-Vader-116247

Estuve tentada de no verlo, pero me pudo la curiosidad. A pesar de que me chirriaba tanta expectación forzada y que me parecía excesivo que durante las semanas previas nos estuvieran informando de como iba a ser el debate, como se iba a preguntar, cuantas cámaras iban a haber… parecía más la retransmisión del festival de eurovisión o la gala final de un reality que un debate político. Aquí tendremos poca costumbre de ver este tipo de debates pero tampoco somos tontos, nos podemos imaginar que serían cuatro personas en un plató con dos periodistas preguntando, vamos, lo que viene a ser un debate, no me parecía necesaria tanta parafernalia.

Por supuesto me salté todos los previos, el viaje en coche, recibimiento en la puerta, entrada a maquillaje, las fotos del momento “histórico”, que supongo estarían adornados con un montón de comentarios sin ningún tipo de interés informativo y a eso de las diez me dispuse a ver el debate “de-ci-si-vo”, que ya el nombrecito en si me parecía un poco de ir de sobrados, como si después de ver las dos horas y media todos los espectadores indecisos hubieran decidido su voto definitivamente, incluso algún votante que ya lo tenía claro de antemano podría haber cambiado de idea.

Mi primera impresión fue confirmar (como hicieron miles de personas por las redes sociales) que faltaba como mínimo un atril más, sino dos o tres. Alberto Garzón estuvo presente virtualmente gracias a los tweets de mucha gente, y Herzog estuvo presente físicamente protestando en la puerta con algunos militantes de su partido por haberlo ninguneado en el debate. Se ve que el debate era solo para los cuatro primeros caballos ganadores, el resto de partidos ya se apañaran para dar a conocer su programa, muy democrático.

Luego estaba la banda sonora, épica, que parecía que iba a aparecer Darth Vader por una esquina seguido de un puñado de soldados imperiales.

Lo mejor del debate fue sin duda twitter, llegó un momento en que no prestábamos atención a lo que decían, que por otro lado ya habíamos oído muchas veces, era mas divertido leer los comentarios de la gente, que cuando tienen tema se salen de graciosos. Que si Sanchez parecía un anuncio de dentífrico, Pablo Iglesias parecía estar patrocinado por bolígrafos Bic, Albert Rivera no paraba de moverse (estos fueron realmente hilarantes) y Soraya regañaba como una maestra a los niños (el “donde estabas tu” dio mucho juego).

Tampoco vi el post debate ni los análisis del día después, que para eso era fiesta, y además en un debate esto de elegir ganador me parece un poco subjetivo, a menos que en los atriles pongan contadores y sumen puntos por frases ocurrentes, ir más guapo, o como en los concursos de antes: por el nivel de aplausos, que no es el caso.

Creo que hay gente que vota por lealtad política al partido al que ha votado toda la vida, lo hagan bien o mal, porque son de derechas o de izquierdas y no les gustan los cambios y los experimentos. Luego hay gente que vota por simpatía al candidato, o por lo que cree afinidad política sin entrar mucho en detalles de programa, más bien por lo que oye en tertulias, en la televisión o en las redes sociales. Y por último están los que se leen los programas electorales de los partidos que les interesan, o por lo menos esos cuadros comparativos que determinados medios se han currado para que el personal se ahorre ciento y pico páginas de programa, con el fin de tener claro lo que se vota más que a quien se vota.

Yo soy de los últimos, y no estoy indecisa, tengo claro quien me gustaría que realizase los cambios necesarios para que este país sea más justo, para tener una sanidad y educación pública gratuita y de calidad, con derecho a la vivienda y al trabajo tal y como garantiza nuestra constitución, un país laico y pacífico, sin ley mordaza, sin amnistías fiscales…

Ya se que seremos pocos, pero siempre he sido un poco idealista.

CUANDO LOS RESULTADOS SON PROPICIOS

Siguiendo con el tema post electoral que inició Ana el Lunes yo podría resumir mi estado de ánimo (y el de muchos de mi alrededor) como “esperanzado”. La noche del domingo muchos sentimos aquí que por fin se acababa una etapa, más bien una condena para los que no compartíamos ideas políticas, que duraba 24 años, unos larguísimos años de mayoría absoluta ejercida como una autocracia en la que ni se escuchaba ni se respetaba a la oposición, ocultándola y ninguneándola como si no existiera, tanto en la casa consistorial y las cortes valencianas,  como en los medios de comunicación que únicamente servían para ensalzar al partido en el poder.

El domingo por la noche les pilló de sorpresa, fue tanto el estupor por la derrota que ni siquiera contemplaron la posibilidad de que la gente saliera a la calle a celebrarlo, no la victoria de determinado partido, sino el fin del reinado del PP. Y la plaza del Ayuntamiento se llenó de gente feliz, de distinto signo polítco, celebrando la despe-Rita sin que ningún policía ni antidisturbios interrumpiera la celebración. Nadie había previsto que hubiera nada que celebrar.

En una plaza cercana, más pequeña, el partido ganador de la alcaldía, Compromís, celebraba la victoria con sus seguidores. Habían encargado trescientos bocadillos en un bar cercano, donde trabaja una amiga, y me contaba que una vez acabado el recuento, ya de madrugada, Mónica Oltra lloraba de felicidad sentada en una silla de su local, sin acabar de creérselo.

Desde mi subjetividad ideológica no puedo evitar sentir simpatía por las tres mujeres ganadoras. En el caso de Mónica Oltra la considero ganadora porque son muchos años luchando y denunciando la corrupción a cambio de expulsiones de la cámara y denuncias de los diputados posteriormente imputados y esperemos que condenados. Y que a pesar de no haber conseguido los votos suficientes para poder ser la nueva Presidenta de la Comunidad es la clara triunfadora por el apoyo recibido en votos, incrementados espectacularmente desde las últimas autonómicas (de 6 a 19 escaños), mientras que el otro partido con quien supuestamente pactará, el PSPV, ha perdido 10 escaños por el camino desde las últimas elecciones.

Las otras dos mujeres que espero lleguen a ser alcaldesas, Ada Colau y Manuela Carmena me transmiten sensatez, coherencia y honradez, algo que hacía mucho tiempo que no sentía en el mundo de la política excepto en contadas ocasiones y no con políticos digamos “de carrera” sino con algunos recién llegados con muchas ideas y poca experiencia.

Ahora deseo que esa esperanza que mencionaba al principio se convierta en realidad, que puedan y quieran cumplir el programa electoral (que animo a leer a quien no lo haya hecho, les haya votado o no, porque me parece uno de los mejores que he visto, y eso que me lo he leído con posterioridad a la votación), y que los pactos, necesarios para poder gobernar no lo desvirtúen.

Como dijo Ana, nosotros hemos cumplido, ahora les toca a ellos.