Mirar hacia otro lado (o culpa in vigilando)

images

Ana habla de errores, un gran cúmulo de errores que se están cobrando un enorme precio en la pérdida de la confianza en nuestros políticos, y sin embargo me sigue asombrando que una gran parte de la población siga confiando en quien más ha abusado precisamente de esa confianza, el partido en el gobierno, el que debe velar por nuestros intereses y por el bien general.

Creo que el PP se ha sentido tan invulnerable e intocable que algunos de sus dirigentes, los corruptos, han perdido el miedo a seguir robando, mientras el resto miraba hacia otro lado, porque total, tampoco tenían tan mal resultado en las urnas, siguen siendo el partido más votado, algo querrá decir, hay gente que sigue creyendo en ellos.  ¿Porqué? Lo desconozco, y no me lo explico.

  1. González: “Vamos a ver, yo creo que a ver si podemos colocar el tema del Fiscal Anticorrupción, ¿sabes? Y… yo creo que va a ser él. Si sale, es cojonudo. Se llama Moix, es un tío… serio y bueno. Hombre, yo no soy quién, pero yo no me corto en decirle a Rafa: ‘Oye Rafa…’. ¿Sabes? El aparato del Estado y los medios de comunicación van aparte: o los tienes controlados o estás muerto”.

Esa frase lo resume todo: “o tienes controlados los medios de comunicación o estás muerto”. Luego son los rojos los que quieren manipular los medios de comunicación y crear repúblicas bolivarianas nacionalizándolo todo, pero ellos llevan mintiendo y manipulando a nivel estatal y autonómico todo lo que han podido cada vez que han estado en el poder. En la Comunidad Valenciana lo hicieron durante 25 años y así nos han dejado. Secos.

Pero volvamos a mi gran duda existencial, ¿por qué ese perdón tan generoso por parte de sus votantes? Estoy segura de que ningún otro partido lograría sobrevivir a la cantidad de escándalos, corruptelas, tramas y saqueos públicos que han protagonizado. ¿Por qué no hay alternativa? ¿Por qué Vox se pasa y Ciudadanos no llega? Las siglas del PP están tan unidas ya a la financiación ilegal, sobornos, cuentas en paraísos fiscales y sobre todo abuso del poder que los militantes que estén hartos de esa identificación deberían irse y crear otro partido nuevo. Estoy convencida que en muchos países europeos un gobierno formado por un partido acusado de financiación ilegal (entre otras cosas) no habría repetido legislatura.

No creo que sea porque todos los votantes crean que es mentira, manipulación política de la oposición, exageración, jueces “rogelios” que quieren acabar con el gobierno, etc., porque de vez en cuando a algún votante del PP se le escapa lo de: “prefiero que me roben un poquito y seguir viviendo bien a que lleguen los otros al poder”, lo que a mí me parece todavía peor. Tampoco me sirve la excusa de que no se sabía nada, hay investigaciones abiertas y periodistas denunciando irregularidades desde hace diez años, y la corrupción a la escala de las tramas que se han ido descubriendo requiere de mucha colaboración y mucho “silencio” cómplice. Esa “culpa in vigilando” con la que Esperanza Aguirre justificaba su tardía dimisión.

Hoy leía las conversaciones entre Zaplana y González y se me revolvía el estómago. Ya sé que en privado se dicen barbaridades, sobre todo si crees que nadie te está escuchando, pero lo malo es que ellos no solo las decían, sino que lo llevaban a la práctica. Las maniobras políticas para sustituir jueces y obstaculizar investigaciones me parecen gravísimas en un estado de derecho.

Confío en que esos fiscales anticorrupción que se quitan horas de sueño y utilizan sus propios medios para proteger sus investigaciones y los jueces que no se dejan presionar acaben por imponer penas los suficientemente duras para disuadir a la clase política de seguir robando con impunidad. Porque la ética cristiana se ve que no basta.

Porque como sigan así van a tener que ampliar la cárcel de Soto del Real y empezar a pensar en la política de reagrupación de presos del PP.

DE VOCACIONES Y SALARIOS

Coincido totalmente con Ana en que la motivación para dedicarse a la política no debe ser la remuneración económica, sino la vocación del servicio público, de solucionar problemas, incluso como menciona Ana de alimentar un ego ansioso. Pero no por el dinero.

Yo durante unos años forme parte del AMPA del colegio de mis hijos, cuando los escolaricé y me di cuenta de la dejadez del equipo directivo no pude evitar involucrarme, así que con cuatro o cinco madres mas nos ocupamos de presentar escritos para que el ayuntamiento arreglara los baños de los niños que se embozaban continuamente, nos peleábamos en las Juntas generales con muchos padres para que aceptaran los presupuestos con las mejoras que habíamos conseguido ajustar aunque sus hijos mayores o los más pequeños no fueran a disfrutarlas directamente, preparábamos fiestas o actos que quedaban fuera del horario laboral de los profesores. La escuela de verano que tantos sudores nos costó (literalmente, porque no hay quien pague aquellas carreras a la una del mediodía para recoger la comida en una empresa de catering y llevarla al comedor del colegio con las temperaturas del mes de julio) se quedó para siempre, y el nuevo parque infantil, y la pintura mural que nos hicieron unos graffiteros en todo el muro interior del patio del colegio. Y muchas otras cosas más.

Fueron años de muchas horas robadas al trabajo o al tiempo libre para intentar mejorar el entorno de nuestros hijos, sabiendo además que las mejoras que consiguiéramos se quedarían para las siguientes generaciones. Y no me arrepiento del tiempo invertido, que no perdido, pese a los desagradables inconvenientes del cargo, sobre todo la ingratitud de muchos padres que llegan al insulto personal si no se satisfacen sus pretensiones por muy peregrinas que sean, o las acusaciones gratuitas que se van haciendo bola en la rumorología del patio de un colegio de que la Junta directiva se está quedando dinero, o consigue beneficios escolares para sus hijos, y tonterías similares.

Resumiendo y al hilo con la reflexión de Ana, creo que las personas que se dedican a la política lo deben hacer por vocación al servicio público, porque no hay sueldo que compense la exposición que tienen que sufrir a la crítica pública, tanto de los medios como de la ciudadanía, y que además es inherente al cargo, no tienen más remedio que someterse a ella, aguantarla y asumirla, siempre que no se llegue a la descalificación personal que para mi no tiene ninguna justificación, ya vaya despeinada una ministra, tenga coleta un eurodiputado o la nariz grande un portavoz.

Pero hablando de sueldos, no creo que lo políticos estén mal pagados. Soy consciente de las horas que dedican al trabajo y que es difícil desconectar de este tipo de trabajo, pero desde los 654€ al mes del Salario Mínimo Interprofesional con el que tienen que sobrevivir muchos trabajadores con contratos basura gracias a la nueva reforma laboral, o los mil y algo de la mayoría de mileuristas que tienen suerte de no haber perdido su trabajo en los últimos años, la visión de un sueldo base de diputado que puede rondar los 5.000 euros al mes entre dietas y pluses de comisiones y todas esas cosas que se inventan, hasta los 60.000-100.000 euros anuales que llegan a cobrar ministros, alcaldes, asesores, etc. es un pelín desorbitada. Porque hay muchos mileuristas que le tiran también muchas horas a su pequeña empresa, o que no pueden desconectar del trabajo porque no saben si van a poder pagar la seguridad social a final de mes, o porque tienen tanto trabajo acumulado y tanto miedo a que les despidan o no les renueven que hacen horas extraordinarias sin cobrarlas.

Así que el servicio público para mí esta lo suficientemente bien pagado como para recompensar todos sus inconvenientes, incluida esa hiperregulación que seguramente dejará fuera a cualquiera que busque enriquecerse a costa nuestra.

De los salarios del sector privado mejor hablamos otro día, porque ahí ya entraríamos en disertaciones sobre la excesiva importancia del dinero como demostración del éxito profesional en determinados sectores y sobre todo, las desorbitadas diferencias salariales que se pueden dar en una misma empresa entre un trabajador y un alto directivo.

Con lo poco que se necesita para ser feliz, si estuviera todo mejor repartido.

forges

ANTI SISTEMA-CORRUPTO

Como esta semana mis compañeras han estado muy ocupadas y no han podido iniciar o cambiar de tema no voy a tener más remedio que improvisar, y claro, no puedo evitarlo, es lo que hay, y a quien le canse el tema pues que se salte el post, pero yo estoy lo suficientemente indignada, cabreada y asqueada para no poder escribir sobre nada mas.

Estado de la corrupción en España: 1.700 causas abiertas y más de 500 imputados de los que solo 20 están cumpliendo condena. Dos jueces, Baltasar Garzón y Elpidio Silva apartados de la carrera judicial por investigarlas. El tiempo está demostrando que solo habían empezado a arañar la superficie.

Un estudio publicado en el año 2013 cifró en 40.000 millones al año el coste social de la corrupción en España. Según la última encuesta de población activa el número de hogares a finales de ese mismo año estaba en 17.404.200, lo que me da una cifra de unos 2.300€ que hemos perdido en servicios sociales cada hogar, o que hemos tenido que poner. Si a eso sumamos el rescate a la banca que el año pasado se situaba en unos 61.366 millones y de las que ya se asegura que los contribuyentes no vamos a recuperar unos 37.000 millones ya estamos casi en los 4.500€ tontamente perdidos.

Es mucho dinero visto de manera unitaria, tanto para muchas familias que están pasando apuros económicos, como de manera global, para los presupuestos generales de este país que ha tenido que recortar unos 15.000 millones en educación y sanidad por falta de dinero.

Siempre he supuesto que el poder corrompe pero nunca imaginé que tanto y a tantos. La corrupción esta tan institucionalizada y arraigada en el mundo empresarial que sinceramente no encuentro salida para la actual situación excepto la de descabezar (metafóricamente hablando) a los dos partidos políticos que han manejado el país desde que existe la democracia, aunque algunos ya lo hacían en la dictadura y solo han tenido que seguir con las mismas costumbres.

PP-PSOE aprueban leyes que les benefician, que les mantienen en el poder, que les permiten blanquear el dinero que han ido robando de las arcas públicas durante años, que les otorgan privilegios de por vida, que no se les pueda investigar ante esos aumentos de patrimonio tan descarados. Todo mientras se les llena la boca de transparencia y patriotismo barato.

He estado buceando por la prensa digital buscando los últimos escándalos de corrupción, y cuando los he enumerado todos me he dado cuenta de que lo tenemos difícil. La Gürtel, los papeles de Bárcenas, las Tarjetas Black, los ERE de Andalucía, el caso Noos, el Palma Arena, caso Palau, las ITV de Oriol Pujol, las comisiones de Jordi Pujol, el caso Pokemon y la última de todas, la operación Púnica, la que ha conmocionado tanto los cimientos de la vida política que ha obligado al Presidente del Gobierno Mariano Rajoy a pedir disculpas por los corruptos de su partido. Ese señor que deja de pronunciar el nombre de cualquier imputado, que se olvida hasta de que les conocía, les elogiaba y citaba como ejemplo, bendita hemeroteca.

Políticos y empresarios que se atrevían a dar consejos de austeridad y moderación salarial, los que recriminaban a la población el haber vivido por encima de sus posibilidades mientras nos robaban millones y se los llevaban a un paraíso fiscal sin el menor remordimiento, para eso tenían la banderita española en la solapa, o en el reloj, o en el llavero, que estos señores en el fondo son muy patriotas.

Esperemos que como a Capone el fisco los pueda por fin poner en su sitio, donde todos les queremos ver, viviendo con austeridad unos cuantos años.

Dimitir no es un nombre ruso

A mi también me gustaría como a Ana que la coherencia triunfara y el efecto Papa se extendiera por nuestro presente político y económico. Pero parece que aquí nadie se anima.

No creo que el Papa haya renunciado por coherencia, porque si así fuera hubiera disuelto el Vaticano, habría repartido todas las riquezas y tesoros allí acumulados entre los pobres de la tierra y hubiera mandado a los obispos y cardenales a predicar la palabra de Dios con lo puesto, como los apóstoles, solo que los de ahora podrían llevar sus móviles de última generación. Ya se que esto es inviable y una exageración, pero con que se deshiciera de una décima parte de todo lo que tiene acumulado ya resolvería muchos problemas, y si no que se lo pregunten a los que reparten comida en Caritas todos los días. Por no hablar de los reiterados incumplimientos por parte de su jerarquía de sus mandamientos así como la ostentación que algunos han hecho de los vicios y pecados capitales: gula, lujuria, soberbia, ira, avaricia…

Ana también mencionaba a Beatriz Talegón, la joven socialista que debió hacer sonrojar a más de un dirigente de su partido al reclamar un poco de coherencia, censurando la utilización de hoteles de cinco estrellas y coches de lujo para hablar de socialismo y revolución. Y es que en efecto, si Marx levantara la cabeza ahora mismo saldría escandalizado al ver como defienden algunos sus ideas. Hace tiempo que el líder de la oposición debería haber renunciado, su imagen está demasiado desgastada, no es creíble que ahora tenga las soluciones a todos los problemas cuando tuvo en su mano solucionarlos y no lo hizo.

La CEOE que representa a los empresarios españoles está tan corrompida como sus dirigentes, tres de sus presidentes han sido imputados por corrupción y tienen lazos tan estrechos y hasta familiares con el aparato político tanto presente como pasado que si se trazara un organigrama de las idas y venidas de dinero negro seguro que faltaría pizarra. Pero todos mantienen su inocencia, aquí nadie reconoce nada y con un poco de suerte el caso se sobresee o prescribe.

Tenemos un Rey que aunque solo fuera por marketing debería abdicar a favor de su hijo que según las encuestas está mejor posicionado que él. Porque para que nos vamos a engañar, Juan Carlos ya no es lo que era, por mucho que alguna serie de televisión nos quiera lavar su imagen, el tema de los elefantes, su yerno “listo” que ha hecho bueno al otro yerno “tonto”, sus supuestos líos de faldas y sus desplantes le han restado bastante popularidad. Yo particularmente aplicaría la obsolescencia a la monarquía al completo, pero creo que eso por ahora es del todo imposible.

Así que entre sobres, confetis, globos, saraos, trajes, cenas, viajes y coches, ha corrido tanto dinero oculto que parece que muchos de los recortes que estamos padeciendo no hubieran sido necesarios. Y eso si que da rabia, porque es dinero de nuestros impuestos que se ha despilfarrado en manos de unos pocos, con la connivencia y complicidad de los que ahora están ejerciendo el poder político tanto a nivel nacional como autonómico y local.

Espero que el reflejo de todo esto tanto en las urnas como en los juzgados me quite la horrible sensación que me invade de que la impunidad tiene despacho abierto en el poder.

TRAJES

Veintiséis días en las portadas nacionales dándole vueltas a lo de los trajes, el caviar, algún que otro bolso y demás favores, conversaciones entre regaladores y agasajados más propias de adolescentes pijos que de empresarios y políticos supuestamente serios.

Aquí llevamos mucho más tiempo dándole vueltas al tema de la corrupción, unos acusando y otros defendiéndose, quitando hierro, “lo mismo da unos trajes que unas anchoas” dijo nuestra alcaldesa. Y yo me pregunto como podemos ser tan permisivos con los “pecados” públicos de nuestros dirigentes. Y hablo en primera persona del plural por el resultado en las urnas en esta mi comunidad, que no solo no castigó a los corruptos sino que los confirmó como gobernantes. Gürtel, Emarsa, Brugal… hay escándalos para todos los gustos, cargos y competencias, pero aquí todo se perdonaba porque por fin Valencia era conocida, nos habíamos hecho un sitio en el turismo de calidad, eventos y fastos contratados cuando ya no teníamos dinero, obras megalómanas que tardaremos generaciones en pagar, y no se si llegaremos a amortizar, y si a esto se añade un ejército de asesores, consultores y empresas nacidas a la sombra de todas estas obras, el listado del gasto público en lujo y obras innecesarias es inacabable.

Eso si, ahora nos conocen en el resto de España, y parte del extranjero, creo que hasta hemos sido portada en The New York Times como ejemplo de la corrupción en nuestro país. ¿No dicen que más vale que hablen de uno aunque sea mal? pues en eso estamos.

El caso es que hoy me ha llegado una carta del instituto de mi hijo, casi idéntica a la que recibí hace unos días del colegio de mi hija y en ambas nos hacen saber que la Consellería de Educación no les paga los gastos de funcionamiento desde el mes de abril del año pasado (si, nueve meses), que ya no tienen fondos para hacer frente a los gastos de luz, calefacción, limpieza, fotocopias, papel, material escolar, tinta, etc.., que no se han abonado las becas de libros y se han anulado programas escolares, que no se están cubriendo las bajas por enfermedad y defunción del profesorado (y ya hay un par de casos en que los alumnos se han quedado sin profesor sine die), etc.

Todo esto, por esperado no indigna menos. Me cuesta creer que unos señores expertos, profesionales y dedicados al interés general no sepan hacer cuentas, porque cualquier persona con sentido común y un presupuesto limitado antes repara las goteras de su casa que forra de mármol la entrada, a menos que lo que se quiera es aparentar, claro. Y supongo que estos señores manejan tantos ceros que a veces se deben de marear y pierden un poco el significado de palabras como ahorro, austeridad, equilibrio… pero luego no les cuesta nada quitar esos ceros que faltan a las cifras dedicadas a sanidad, educación, dependencia…

Y que nadie se crea que esto es un ataque partidista contra el PP, es contra los dirigentes ineptos, me da igual del partido que sean, que en todas las comunidades, provincias y municipios tienen sus propios casos. Es lo que tiene el bipartidismo, que hasta en eso se ponen de acuerdo.

Así que, aunque si hacemos caso a la estadística, la posibilidad de que Camps y Costa sean declarados culpables es de 5 contra 7, espero que los nueve jurados sean todo lo imparciales y objetivos que les sea posible. Aunque solo sea para dar ejemplo.